La Ciencia del Sueño

Posted: 17th February 2007 by cesar in Criticando, Va de cine

La semana pasada nos fuimos a ver La Ciencia del Sueño, en estreno, como corresponde para demostrar que somos fans del tipo con, probablemente, la imaginación visual más desbordante de la industria del celuloide, el francés Michel Gondry, un cuarentón que afirma que él se quedó en los doce años de edad. Entramos al cine, eso sí, preocupados porque, a diferencia de su anterior, y genial, Eternal Sunshine of the Spotless Mind, el guión es propio. Y Gondry es un tipo de anuncios y, sobre todo, videoclips, más acostumbrado a las historias de entre veinte segundos y cinco minutos que a las de los 95 minutos de esta cinta…

Afortunadamente, la película no defrauda al que sabe a lo que se dedica el director. Y es que se trata de una historia digna de ser contada por un niño de doce años (quizá menos), una historia de amor y desamor con la vecinita de al lado, aunque protagonizada por unos Gael García Bernal y Charlotte Gainsbourg que rondan la treintena, pero que comunican tan bien el niño que llevan dentro como hacía Jim Carrey en la anterior obra del director. Cuentan, además, con un reparto que acompaña bien, y entre el que merece especial mención Alain Chabat, que se lleva a casa de regalo todas y cada una de las escenas en que aparece.

Decíamos que se trata de un relato salido de la imaginación de un niño grande. Y es así para lo bueno y para lo malo. No esperen ustedes continuidad y coherencia, porque las dosis encontradas no satisfarán sus necesidades diarias. Da muestra de lo que es la película que ni siquiera tenga un idioma definido: el francés y el inglés se suceden a ritmo endiablado, y de vez en cuando aparece hasta el español de México en acción. Ahora bien, si se trata de imaginación, vigilen con el atracón, que los platos vienen cargados hasta arriba del todo. Cuenta la película, además, con bastantes firmas visuales que ya nos habíamos encontrado en clips de Gondry a lo largo del tiempo.

Finalizando, una película genial pero no apta para todos los públicos: si es usted incapaz de comportarse como un niño, ni se le ocurra pisar el cine, que esto no es para usted.