Cartas de Iwo Jima

Posted: 19th February 2007 by cesar in Criticando, Va de cine

La película de esta semana ha sido Cartas de Iwo Jima, la otra cara de la moneda de Banderas de Nuestros Padres. Y es que nuestro admiradísimo Clint Eastwood está cada vez más interesado en las historias y en la imparcialidad. Al fin y al cabo, se trata del mismo tipo que hizo Million Dollar Baby sin estar a favor de la eutanasia… Y ahora se trataba de explorar una de las batallas más famosas, y sangrientas, del siglo pasado, la de Iwo Jima durante la Segunda Guerra Mundial (para los interesados en la Historia, con mayúsculas y no minúsculas, véase la correspondiente entrada de la Wikipedia). Y Clint Eastwood, a sus setenta y muchos años, no podía limitarse a contarlo desde el lado yanqui. Durante la producción de Banderas se interesó por la historia del general Kuribayashi, el líder de las tropas japonesas, se documentó sobre el tema, buscó un guión y decidió rodar la segunda película en 6 o 7 semanas más (imagino que con el bolsillo de Spielberg a la producción, los quince millones de dólares de Iwo debían parecer calderilla). Y aquí es donde comienza la contraposición entre Cartas y Banderas, que no consigue emocionarme ni la mitad a pesar de contar con casi cuatro veces más presupuesto, mucho más tiempo de producción, un idioma que no me es tan ajeno (Cartas está rodada casi íntegramente en japonés)… Y es que a pesar de que ambas están dirigidas por Eastwood, la primera de las dos historias “huele” mucho a Spielberg, mientras que esta segunda está mucho más en la línea del resto de trabajos del director de San Francisco. Y eso es bueno, muy bueno. Porque aunque en ambas películas los protagonistas son las personas y no los países en guerra, Banderas es sobre América, mientras que Cartas es sobre unos cuantos japoneses, atrapados en una isla de la que saben que no saldrán con vida. Anécdota ilustrativa: a escasas semanas de haber visto Banderas los personajes se me diluyen en la memoria, mientras que estoy convencido que Cartas será siempre la historia del panadero, el general y el jinete (el panadero en particular, Kazunari Ninomiya, lo borda en su papel).

La película, absolutamente recomendable (aunque sigo inclinándome por The Departed como ganadora del óscar tanto a la mejor película como al mejor director) para todo aquel que busque una buena dosis de emoción en una sala de cine. No gustará, eso sí, al que busque una peli de acción y aventura al uso.

  1. OjO de buey says:

    Aquí os dejo mi aportación. Un saludo desde OjO de buey a este estupendo blog

    http://elhilodepenelope.blogspot.com/2007/03/cartas-desde-iwo-jima.html